Volver al Indice Volver al Indice
    Sin la P de Prisa abro mi ensayo de hoy   Preámbulo De la Pena y de la Prisa. Los    venezolanos    empleamos    la    palabra    “pena”    como    si    fuera    sinónimo    de timidez,   y   -en   ondulante   grado   de   precisión-   puede   llegar   a   significar   pudor, modestia, bochorno (vergüenza) ¡o mera zalamería! Una   frase   coloquial   que   se   nos   oye   decir   mucho   (sobre   todo   a   nosotras,   las mujeres), es: ¡¡ay, chica!, ¡qué pena me da contigo!! Queridos    co-hispanoparlantes,    ¡¡¡no    os    ofendáis!!!     Aunque    pareciera    que estuviéramos condescendiendo en lástima o conmiseración ¡no es así! Muy     por     el     contrario,     lo     que     estamos     queriendo     transmitir     es     nuestro ¡agradecimiento!       y      simultáneamente      reconocer      el      valor      de      vuestro gesto/obsequio/ayuda     para     con     nosotros.     Traducido     del     diccionario     de venezolanismos,  lo que hicimos fue abreviar la siguiente explicación: “¡Caramba     amiga!,     te     lo     agradezco     ¡tanto!     Estoy     consciente     de     la molestia/trabajo/costo   que   tu   acto   implica   y   me   conmueve   verdaderamente   el que   te   estés   creando   contratiempos   por   mi   causa.   No   obstante,…   si   es   tu   gusto hacerlo, ¡acepto – y muchas gracias!!!! Ergo, el ahorro en: ¡¡ay, chica!, ¡qué pena contigo!! Lo que indefectiblemente viene de vuelta es otro coloquialismo: ¡Noooo, niiiiña! ¡Qué pena, ni qué pena, chica! … si pe-na es ¡una sola letra, mijita; lo demás es ¡na´a!”   Mi propuesta de humor. Si   con   deshacerme   de   la   p   no   me   queda   nada   de   que   apenarme,   hay   mejor analogía   aún   con   la   Prisa.   Quitándole   la   p   a   la   prisa   lo   que   nos   da   es   ¡¡¡risa!!!   A ver… Perdamos la pena y ¡probemos!:  Probando sin P: ¿estaríamos ¡robando!? P-robar deja a p-risa pasmada al pasar Lo pienso y en p-arte se aumenta ¡p-restando! y da al p-recio una p-rosa que luce al p-osar. Al grano, pues: La   vida   ¡debería!   ser   fácil.   Como   nunca   lo   es,   al   menos   debería   ser    fácil   poder simplificarla:   restarle   lo   pesado   a   nuestro   vivir,   quedarnos   solo   con   lo   sabroso   de la   vida   y,   de   paso,   aprender   de   una   vez   por   todas   a   reírnos   (especialmente   de nosotros   mismos)   incondicionalmente   ¡¡¡todos   los   días!!!   Digo   debería   ser    y   me sale una sonrisa al recordar el chiste de Cantinflas y su libro de contabilidad: DEBE – HABER (“pero, señores: ¡¡¡no hay!!!”) Eliminar   las   Preocupaciones   debería   ser    tan   fácil   como   eliminar   la   P   de   su prefijo!   La   meta   es   restarle   (p) eso   a   los   actos   de   nuestro   diario   quehacer.   Ese   p- eso  ¡no específico! que no nos deja ser plenamente livianos y positivos. Definitivamente,   en   la   vida   nos   conviene   aprender   (lo   más   rápido   posible)   a entresacar   las   p´s   buenas   de   las   p´s   malas.   El   galardón   es   la   satisfacción   de   un   - hD en sonrisas. Así que ¡-or favor, no te des  -or vencido y - ersevera en tu -ropósito!, -ues: -or   más   - roblemática   que   te   -ueda    - arecer   la   vida   al   -rincipio,   verás   que   al   arribar al   -eldaño   de   tu   -rovecto   -ensar,   resultará   muy   -oco   -robable   que   haya   valido   la   - ena cualquier estrés innecesariamente -adecido. Me   permito   distraerme   un   ratico   con   mis   propios   disparates   y   me   baso   (otra   vez) en   la   filosofía   refranera   de   mi   -a-á   (¡mi   -rogenitor!),   de   quien   ya   he   dicho   hartas veces    lo   didácticamente   refranero   que   era.   Aún   lo   escucho   ¡todos   estos   años   más tarde!, con la indulgencia parabólica de Sócrates hacia su pequeño Saltamontes.   “…del apuro (Saltamontes), solo queda el cansancio” y “…tras la precipitación, viene el lamento”   Por   muy   tentador   que   sea   (y   de   verdad   que   es   uno   de   los   temas   que   más   me apasionan)   no   voy   a   entrar   en   elucubraciones   de   felicidad   e   infelicidad.   Solo   me atrevo    a    repetir    lo    consabido    y    trillado    por    Los    Autores:     parte    de    la    poca “felicidad”    que    caracteriza    a    nuestros    tiempos    tiene    buena    base    en    nuestras inconformidades, frustraciones y en ese fulano Stress . Nadie   lo   admite,   pero   casi   siempre   nuestro   estrés   es   autoimpuesto.   Nuestro   vivir de   hoy   es   un   vivir   ¡corriendo!   Apuradiiiiitos   y   zig-zagueando.   ¡Lo   justificamos fácilmente!   Nuestro   itinerario   es   tan   complejo,   denso   y   múltiple   como   “exitosos” queramos   (demostrar)   ser.   Por   eso   es   tan   perfecta   la   metáfora   del   conejo   de Alicia:   loco   por   estresado,   el   reloj   marca   la   pauta   y   la   meta.   El   éxito   se   mide   por el   reloj,   para   el   reloj   y   ¡¡¡contra   el   reloj!!!   El   programa   de   la   vida   definitivamente ha sido patrocinado por Rolex  …¡ y no te conformes con menos! El nuevo motto  de la vida es  “¡Apúrate, mijita, que vamos a llegar tarde!” Así   empieza   un   día   cualquiera*    en   la   estresante   vida   moderna   de   cualquiera   de nosotros,   en   cualquier   país   del   mundo   en   que   te   encuentres.   La   Prisa   en   nuestros días   pasó   a   ser   un   “BIEN”   (¿?)   de   dominio   público,   de   acogida   general   y   de esencia    “democrática”,    pues    no    hace    distingos    de    edad,    religión,    condición social,    racial,    económica,    académica,    sexo    o    demás.    De    hecho    una    de    las primeras   frases   que   aprenden   los   chiquillos   de   sus   (demócratas   y   modernas) madres:   “si   no   te   apuras,   vas   a   llegar   tarde   al   colegio/   a   la   clase   de   tenis/   a   la piñata… -y yo: a mi clase de relajación!!!” Un día cualquiera… Si   por   algo   hay   que   empezar,   pues   ¡comencemos   con   el   amanecer!   En   todo   hogar sucede   que   el   despertador   “no   sonó”.   En   el   apuro   de   anoche,   se   te   olvidó   poner   a cargar   el   celular   por   eso   tampoco   sonó   (y   ¡tan   linda   que   es   la   nueva   musiquita   de tu   Nokia!).   A   cambio   de   lo   cual   te   despierta   un   cornetazo.   No   uno,   sino   ¡una serie   impaciente   de   ellos!:   la   energúmena   de   la   camioneta   del   trasporte   escolar del pool de los miércoles ¿¡que-qué!?… ¿¿¡¡¡ya es miércoles!!!?? Dependiendo    de    tu    sexo,    de    tu    edad,    de    ambos    (o    de    cualquier    mezcla    de preferencias),   la   realización   de   que   ya   empezaste   en   desventaja   cronométrica causa   pánico   y   da   lugar   a   una   serie   de   carreras,   la   primera   de   las   cuales   empieza en   el   baño;   seguida   por   la   ropa   (….);   llega   al   ápex   con   “¿dónde   estarán   las llaves del carro?”  (…) y sigue en un vals de et céteras. Nada   es   más   ilustrativo   del   apuro   matutino   que   la   cortada   en   la   barbilla   que resulta   de   una   afeitadora   en   manos   de   un   marido   apurado.      Y   todo   maquillaje aplicado   contra   el   reloj,   porta   el   sello   inconfundible   de   la   “mancha   negra”   (de rimmel a prueba de agua) en la región ocular. El   pelo   ¡siempre!   se   pega   de   la   pintura   de   labios   y   al   querer   apartártelo   de   la   cara, te   vuelves   a   pintar   ¡otra   raya   negra!   (esta   vez   en   la   nariz)   con   el   cepillo   del mismo   rimmel.   En   este   momento   toda   mujer   ¡sabe   muy   bien!   que   está   condenada a    pasar    el    resto    de    ese    día    con    el    “pegoste    negro”    que    la    delata    porque, indefectiblemente   cada   vez   que   esto   sucede   (bajo   circunstancias   de   apremio),   en vez   de   lavarnos   la   cara   y   empezar   de   nuevo,   el   apuro   nos   vuelve   –a   nosotras   las mujeres–   atrevidas,   y   desafiantes.   En   cuestiones   de   “atajos”   nos   creemos   más vivas    que    nadie    y    tercas    nos    ponemos    a    tratar    de    “remendar”    el    respectivo desastre   en   escéptico   autoengaño.   Le   voy   a   dar   rapidito   con   un    algodoncito   y   un poquitico    de    cremita*…     todo    lo    cual    sin    excepción    conduce    a    un    final tragicómico… *Interrumpo   aquí   para   explicar   que,   a   las   venezolanas,   nos   encanta   hablar   en diminutivos. Pero volvamos a la agenda: OK…   “me   termino   el   maquillaje   en   el   carro,   mientras   voy   manejando”    Esta   es otra   fórmula   infalible   para   cualquier   tipo   de   siniestro,   el   menor   de   los   cuales siendo   que   terminas   volviéndote   a   clavar   el   cepillo   del   rimmel   full   en   el   ojo izquierdo. Y ¡Mira la hora!  El tráfico por el Boulevard está peor que nunca. Oh!   entre   una   cosa   y   otra   y   con   el   apuro   (de   ayer)   ¡se   me   olvidó   echar   gasolina! Mira la cola que hay! y estoy llegando a “E” (¡de estúpida!) Los   humanos   (féminas   o   no)   “apurados”   ¡siempre!   terminamos   lamentándonos de   no   haber   hecho   las   cosas :   correcta,   pausada   y   sensatamente;   como   ¡sabemos hacer!   (en   teoría)   y   como   ¡tan   categórica   y   sabiamente!   recomendamos   a   los demás que hagan. La   moraleja   es   que   eso   de   pretender   ahorrar   tiempo   (y   lograrlo   con   éxito)   cuando ya       vienes       retrasado ,       es       dolorosamente       equivocado       y       totalmente contraproducente. Si   saliste   tarde   de   casa,   aunque   logres   no   “pagarla”   con   los   hijos,   el   marido   o   el conductor   del   carro   de   adelante,   tarde   o   temprano   ¡te   dará   dispepsia!   Pues   toda rabieta,    frustración    y    apremio    se    va    acumulando,    se    exacerban    entre    sí    y    - potenciados   bajo   la   presión   de   ese   valioso   tiempo   “perdido”-,   buscan   su   válvula de   escape,   ¡y   la   encuentran!:   sea   enfermándonos,   haciendo   que   choquemos   o   nos peleemos   con   alguien:   en   general,   convirtiéndonos   en   la   peor   versión   de   nosotros mismos.   Después   de   lo   cual   viene   (en   sus   múltiples   acepciones   hispanas)   el familiar gemido de ¡¡¡Qué pena!!! Y   si   así   fue   la   largada   matutina,   por   supuesto   que   el   resto   de   la   mañana   termina esfumándose   en   inerte   descompensación,   con   efecto   dominó.   Todo   atrasado,   el almuerzo   va   a   tener   que   ser   de   carrerita.   La   comida,   por   supuesto,   hay   que tragársela   apurada,   por   lo   que   te   cae   pesada,   te   vuelve   la   acidez   y   tienes   que   salir ¡corriendo!   a   la   farmacia   a   buscar   un   Alkaseltzer.      Hay   cola   para   pagar   en   la farmacia.   La   cajera   se   está   demorando   demasiado   (¿¡será   posible   que   le   esté coqueteando   a   ese   viejo   verde?!)   No   logro   desapretar   mi   impaciente   ceño   y,   por supuesto,   me   da   un   tremendo   dolor   de   cabeza,   con   lo   que   la   acidez   pasa   a indigestión y de ahí a migraña. Ya   son   casi   las   2pm.   Viendo   que   definitivamente   no   vas   a   poder   llegar   a   tiempo   a la   cita,   te   da   por   la   vehemencia   (falso   sinónimo   de   eficiencia).   Dándotelas   de “chévere”,   de   un   solo   swing    agarras   tu   cartera,   que   (por   apurada)   dejaste   abierta   y colgando   a   medias   del   respaldo   de   la   silla,   por   lo   que   se   te   regó   por   el   piso   la mitad   de   su   contenido.   Te   lanzas   al   suelo   (rapidito)   a   recoger   (rapidito)   tus misceláneas   esparcidas,   con   lo   que   tumbas   la   silla   y   al   levantarte   (rapidito)   te pegas   la   cabeza   contra   la   esquina   del   escritorio.   Gritas   ¡barriga   verde!    y   todo   el mundo   desaprueba.   Retornando   (demasiado   rapidito)   a   la   posición   de   homus erectus , te da una punzada lumbar y quedas pasmada: ahí dejaste tu L4-5!!! Alguien   te   ayuda   a   enderezarte   y   –sin   darle   las   gracias   (por   apurada)   –   pasas   por grosera   (el   fin   justifica   los   medios   y   ¡¡¡“tengo   que”   llegarle   a   la   cita!!!!)   y   sales ¡cojeando!   (¡benditos   tacones!)   por   el   pasillo.   A   estas   alturas,   has   alcanzado bastante   velocidad   y,   potenciada   (por   el   apuro)   confirmando   la   segunda   ley   de Newton,    le    entras    de    frente    al    jefe,    que    viene    llegando    de    su    almuerzo, preguntando   a   viva   voz   por   tu   salud.   Para   evitar   entrar   en   (lo   que   serán   “largas”) explicaciones,   mientras   vas   caminando,   resumes   tu   caso   con   mímica   y   le   apuntas a   tu   muñeca   izquierda   con   el   índice   de   tu   mano   derecha   (mensaje   para-verbal   de convalidación   universal   que   justifica   la   irreverencia   de   no   pararte   a   conversar   con quien   sí   quiere   hacerlo).   Sintiéndote   plenamente   justificada   por   el   noble   fin   de   la puntualidad,   te   logras   escabullir   por   la   derecha   y   llegar   al   final   del   pasillo   sin   más tropiezos.   Sueltas   un   sonoro   suspiro   de   alivio.   Le   das   y   le   das   al   botón   de   llamada al   ascensor;   se   siente   como   si   hubieran   pasado   15   minutos,   aunque   en   realidad   no han   transcurrido   ni   5   segundos   pero,   como   la   luz   del   ascensor   sigue   en   el   piso   3, supones   que   debe   estar   dañado   y   optas   por   las   escaleras,   las   cuales   valientemente te   animas   a   bajar   de   dos   en   dos,   para   mayor      rapidez   (dudoso   sinónimo   de eficacia);   con   ello   has   ignorando   los   latidos   de   tu   nervio   ciático   y   reincidido contra   tu   dislocación   sacro-lumbar.   Vas   entusiasmada   a   millón   y,   al   llegarle   al último   escalón,   cantas   victoria   antes   de   tiempo,   caes   mal   sobre   el   pie   izquierdo, se te rompe el tacón y terminas torciéndote el tobillo. ¡Ambulancia! ¡Y apenas son las 2 de la tarde!! y todavía faltan las mil y una!: El   marido…   Los   hijos…   La   suegra…   La   casa…   ¡El   dentista   (¡era   a   las   2pm)!... ¡El    profesor    de    Yoga    (¡es    su    cumpleaños!)….    ¡El    perro!    el    pato    y    la guacharaca… El Conejo: ¡Corre!   ¡Dale   full   chola!   No   dejes   que   te   agarre   el   rojo   del   semáforo!   Ni   se   te ocurra      cederle   el   paso   a   ese   peatón   (que   tiene   como   100   años!).   Mira   que   si   te quedas   en   el   canal   de   los   lentos   ¡no   te   van   a   dejar   cambiar!   ¿Viste?:   como   que están      a   punto   de   cerrar,   ¡vuela!   Propárate   por   aquí   y   déjame   bajarme   en   esta esquinita,    mientras    tu    vas    buscando    estacionamiento….Ah!    y    si    el    fiscal    de tránsito te dice algo, dile que tu mamá ya viene!! Ese   ¡Apúrate,   que   vamos   a   llegar   tarde!”    es,   ¡definitivamente!,      la   frase   que más    usamos    en    este    siglo    y    que    más    ansiedad,    stress    (¡enfermedades    y accidentes!) causa. ¡El genio caricaturista de Lewis Carroll ! No   somos   más   que   su   versión   del   Conejo   de   Alicia   en   el   País   de   las   Maravillas;   y vivimos    -bajo    la    apariencia    de    normalidad-    una    demencia    de    Mad    Hatter , corriendo ,   corriendo,   ¡corriendo!   contra   un   precioso   reloj   y   un   estricto   horario que   nos   hemos   auto-insertado   cual   apéndice   vital   “indispensable”   en   el   bolsillo de    la    intolerancia.    Vivimos    locos-enfermos    en    un    mundo    de    tantas     otras   inverosímiles   ¡maravillas!:   maravillas   que   estamos   dejando   de   contemplar   ¡por apurados! Mi   propuesta   es:   ¡cortemos   el   ciclo   del   apuro!   Tomemos   el   tigre   por   la   cola;   al toro   por   los   cuernos:   ¡al   conejo   por   su   reloj!   Dicho   en   otras   palabras:   más   que ponerle,    al    “mal    tiempo”    buena    cara,    arranquemos    de    raíz    la    sensación     de tiempo-apuro   y   empecemos   a   vivir   el   tiempo   de   la   buena   p:   La   Paix    de   placidez   (¡y sin acidez!) ¡Quitémosle la P a la prisa!   La Premisa de Iturriza y ¡da risa! su elocuencia hace trizas –por remisa– toda contraposición. Y es que sin la p en la prisa se hace ¡irrisorio! tu apuro, llegas sanito y ¡seguro! ¡y se aprueba la moción!     jazmin@iturrima.com
Volver al Indice Volver al Indice
    Sin la P de Prisa abro mi ensayo de hoy.   Preámbulo De la Pena y de la Prisa. Los      venezolanos      empleamos      la palabra      “pena”      como      si      fuera sinónimo   de   timidez,   y   -en   ondulante grado    de    precisión-    puede    llegar    a significar   pudor,   modestia,   bochorno (vergüenza) ¡o mera zalamería! Una   frase   coloquial   que   se   nos   oye decir   mucho   (sobre   todo   a   nosotras, las    mujeres),    es:    ¡¡ay,    chica!,    ¡qué pena me da contigo!! Queridos    co-hispanoparlantes,    ¡¡¡no os   ofendáis!!!    Aunque   pareciera   que estuviéramos      condescendiendo      en lástima o conmiseración ¡no es así! Muy   por   el   contrario,   lo   que   estamos queriendo      transmitir      es      nuestro ¡agradecimiento!     y    simultáneamente reconocer      el      valor      de      vuestro gesto/obsequio/ayuda         para         con nosotros.    Traducido    del    diccionario de   venezolanismos,      lo   que   hicimos fue abreviar la siguiente explicación: “¡Caramba   amiga!,   te   lo   agradezco ¡tanto!      Estoy      consciente      de      la molestia/trabajo/costo     que     tu     acto implica          y          me          conmueve verdaderamente      el      que      te      estés creando   contratiempos   por   mi   causa. No   obstante,…   si   es   tu   gusto   hacerlo, ¡acepto – y muchas gracias!!!! Ergo,   el   ahorro   en:   ¡¡ay,   chica!,   ¡qué pena contigo!! Lo    que    indefectiblemente    viene    de vuelta es otro coloquialismo: ¡Noooo,    niiiiña!    ¡Qué    pena,    ni    qué pena, chica! …   si   pe-na   es   ¡ una   sola   letra ,   mijita; lo demás es ¡na´a!”   Mi propuesta de humor. Si    con    deshacerme    de    la    p    no    me queda    nada    de    que    apenarme,    hay mejor     analogía     aún     con     la     Prisa. Quitándole   la   p   a   la   prisa   lo   que   nos da es ¡¡¡risa!!! A ver… P erdamos la p ena y ¡ p robemos!:   P robando        sin        P:         ¿estaríamos ¡robando!? P- robar deja a p- risa pasmada al pasar Lo   pienso   y   en   p- arte   se   aumenta   ¡ p- restando! y da   al   p -recio   una   p- rosa   que   luce   al   p- osar. Al grano, pues: La    vida    ¡debería!    ser    fácil.    Como nunca    lo    es,    al    menos    debería    ser   fácil    poder    simplificarla:    restarle    lo pesado   a   nuestro   vivir,   quedarnos   solo con   lo   sabroso   de   la   vida   y,   de   paso, aprender    de    una    vez    por    todas    a reírnos    (especialmente    de    nosotros mismos)   incondicionalmente   ¡¡¡todos los   días!!!   Digo   debería   ser    y   me   sale una    sonrisa    al    recordar    el    chiste    de Cantinflas y su libro de contabilidad: DEBE – HABER (“pero, señores: ¡¡¡no hay!!!”) Eliminar   las   Preocupaciones   debería ser    tan   fácil   como   eliminar   la   P   de   su prefijo!   La   meta   es   restarle   (p) eso   a los   actos   de   nuestro   diario   quehacer. Ese   p- eso    ¡no   específico!   que   no   nos deja      ser      plenamente      livianos      y positivos. Definitivamente,     en     la     vida     nos conviene    aprender    (lo    más    rápido posible)   a   entresacar   las   p´s   buenas   de las    p´s    malas.    El    galardón    es    la satisfacción de un -hD en sonrisas. Así que ¡-or   favor,   no   te   des      -or   vencido   y   - ersevera en tu -ropósito!, -ues: -or   más   - roblemática   que   te   -ueda    - arecer   la   vida   al   -rincipio,   verás   que   al arribar    al    -eldaño    de    tu    -rovecto    - ensar,    resultará    muy    -oco    -robable que    haya    valido    la    -ena    cualquier estrés innecesariamente -adecido. Me   permito   distraerme   un   ratico   con mis    propios    disparates    y    me    baso (otra   vez)   en   la   filosofía   refranera   de mi   -a-á   (¡mi   -rogenitor!),   de   quien   ya he        dicho        hartas        veces         lo didácticamente     refranero     que     era. Aún   lo   escucho   ¡todos   estos   años   más tarde!,   con   la   indulgencia   parabólica de      Sócrates      hacia      su      pequeño Saltamontes.   “…del     apuro     (Saltamontes),     solo queda el cansancio” y “…tras     la     precipitación,     viene     el lamento”   Por    muy    tentador    que    sea    (y    de verdad   que   es   uno   de   los   temas   que más   me   apasionan)   no   voy   a   entrar   en elucubraciones       de       felicidad       e infelicidad.   Solo   me   atrevo   a   repetir lo     consabido     y     trillado     por     Los Autores:    parte   de   la   poca   “felicidad” que    caracteriza    a    nuestros    tiempos tiene       buena       base       en       nuestras inconformidades,    frustraciones    y    en ese fulano Stress . Nadie    lo    admite,    pero    casi    siempre nuestro      estrés      es      autoimpuesto. Nuestro    vivir    de    hoy    es    un    vivir ¡corriendo!      Apuradiiiiitos      y      zig- zagueando.          ¡Lo          justificamos fácilmente!   Nuestro   itinerario   es   tan complejo,    denso    y    múltiple    como “exitosos”   queramos   (demostrar)   ser. Por   eso   es   tan   perfecta   la   metáfora   del conejo   de   Alicia:   loco   por   estresado, el   reloj   marca   la   pauta   y   la   meta.   El éxito   se   mide   por   el   reloj,   para   el   reloj y   ¡¡¡contra   el   reloj!!!   El   programa   de la      vida      definitivamente      ha      sido patrocinado    por    Rolex     …¡    y    no    te conformes con menos! El     nuevo     motto      de     la     vida     es   “¡Apúrate,     mijita,     que     vamos     a llegar tarde!” Así   empieza   un   día   cualquiera*    en   la estresante   vida   moderna   de   cualquiera de    nosotros,    en    cualquier    país    del mundo   en   que   te   encuentres.   La   Prisa en   nuestros   días   pasó   a   ser   un   “BIEN” (¿?)   de   dominio   público,   de   acogida general   y   de   esencia   “democrática”, pues     no     hace     distingos     de     edad, religión,     condición     social,     racial, económica,   académica,   sexo   o   demás. De   hecho   una   de   las   primeras   frases que    aprenden    los    chiquillos    de    sus (demócratas   y   modernas)   madres:   “si no   te   apuras,   vas   a   llegar   tarde   al colegio/    a    la    clase    de    tenis/    a    la piñata…     -y     yo:     a     mi     clase     de relajación!!!” Un día cualquiera… Si    por    algo    hay    que    empezar,    pues ¡comencemos    con    el    amanecer!    En todo   hogar   sucede   que   el   despertador “no   sonó”.   En   el   apuro   de   anoche,   se te   olvidó   poner   a   cargar   el   celular   por eso   tampoco   sonó   (y   ¡tan   linda   que   es la   nueva   musiquita   de   tu   Nokia!).   A cambio    de    lo    cual    te    despierta    un cornetazo.    No    uno,    sino    ¡una    serie impaciente   de   ellos!:   la   energúmena de   la   camioneta   del   trasporte   escolar del    pool    de    los    miércoles    ¿¡que- qué!?… ¿¿¡¡¡ya es miércoles!!!?? Dependiendo   de   tu   sexo,   de   tu   edad, de   ambos   (o   de   cualquier   mezcla   de preferencias),   la   realización   de   que   ya empezaste              en              desventaja cronométrica   causa   pánico   y   da   lugar a   una   serie   de   carreras,   la   primera   de las     cuales     empieza     en     el     baño; seguida    por    la    ropa    (….);    llega    al ápex   con   “¿dónde   estarán   las   llaves del   carro?”    (…)   y   sigue   en   un   vals   de et céteras. Nada    es    más    ilustrativo    del    apuro matutino   que   la   cortada   en   la   barbilla que     resulta     de     una     afeitadora     en manos   de   un   marido   apurado.      Y   todo maquillaje    aplicado    contra    el    reloj, porta    el    sello    inconfundible    de    la “mancha   negra”   (de   rimmel   a   prueba de agua) en la región ocular. El     pelo     ¡siempre!     se     pega     de     la pintura      de      labios      y      al      querer apartártelo    de    la    cara,    te    vuelves    a pintar   ¡otra   raya   negra!   (esta   vez   en   la nariz)     con     el     cepillo     del     mismo rimmel.   En   este   momento   toda   mujer ¡sabe   muy   bien!   que   está   condenada   a pasar    el    resto    de    ese    día    con    el “pegoste   negro”   que   la   delata   porque, indefectiblemente   cada   vez   que   esto sucede       (bajo       circunstancias       de apremio),   en   vez   de   lavarnos   la   cara   y empezar     de     nuevo,     el     apuro     nos vuelve     –a     nosotras     las     mujeres– atrevidas,   y   desafiantes.   En   cuestiones de    “atajos”    nos    creemos    más    vivas que    nadie    y    tercas    nos    ponemos    a tratar    de    “remendar”    el    respectivo desastre   en   escéptico   autoengaño.   Le voy   a   dar   rapidito   con   un    algodoncito y   un   poquitico   de   cremita*…    todo   lo cual   sin   excepción   conduce   a   un   final tragicómico… *Interrumpo   aquí   para   explicar   que,   a las    venezolanas,    nos    encanta    hablar en   diminutivos.   Pero   volvamos   a   la agenda: OK…   “me   termino   el   maquillaje   en el    carro,    mientras    voy    manejando”   Esta    es    otra    fórmula    infalible    para cualquier   tipo   de   siniestro,   el   menor de    los    cuales    siendo    que    terminas volviéndote    a    clavar    el    cepillo    del rimmel full en el ojo izquierdo. Y   ¡Mira   la   hora!      El   tráfico   por   el Boulevard está peor que nunca. Oh!   entre   una   cosa   y   otra   y   con   el apuro   (de   ayer)   ¡se   me   olvidó   echar gasolina!    Mira    la    cola    que    hay!    y estoy llegando a “E” (¡de estúpida!) Los      humanos      (féminas      o      no) “apurados”      ¡siempre!      terminamos lamentándonos   de   no   haber   hecho   las cosas :         correcta,         pausada         y sensatamente;   como   ¡sabemos   hacer! (en   teoría)   y   como   ¡tan   categórica   y sabiamente!     recomendamos     a     los demás que hagan. La   moraleja   es   que   eso   de   pretender ahorrar   tiempo   (y   lograrlo   con   éxito) cuando     ya     vienes     retrasado ,     es dolorosamente          equivocado          y totalmente contraproducente. Si   saliste   tarde   de   casa,   aunque   logres no   “pagarla”   con   los   hijos,   el   marido o   el   conductor   del   carro   de   adelante, tarde   o   temprano   ¡te   dará   dispepsia! Pues     toda     rabieta,     frustración     y apremio      se      va      acumulando,      se exacerban   entre   sí   y   -potenciados   bajo la     presión     de     ese     valioso     tiempo “perdido”-,     buscan     su     válvula     de escape,      ¡y      la      encuentran!:      sea enfermándonos,         haciendo         que choquemos     o     nos     peleemos     con alguien:    en    general,    convirtiéndonos en     la     peor     versión     de     nosotros mismos.   Después   de   lo   cual   viene   (en sus   múltiples   acepciones   hispanas)   el familiar gemido de ¡¡¡Qué pena!!! Y   si   así   fue   la   largada   matutina,   por supuesto   que   el   resto   de   la   mañana termina       esfumándose       en       inerte descompensación,   con   efecto   dominó. Todo   atrasado,   el   almuerzo   va   a   tener que   ser   de   carrerita.   La   comida,   por supuesto,   hay   que   tragársela   apurada, por   lo   que   te   cae   pesada,   te   vuelve   la acidez   y   tienes   que   salir   ¡corriendo!   a la   farmacia   a   buscar   un   Alkaseltzer.     Hay   cola   para   pagar   en   la   farmacia. La       cajera       se       está       demorando demasiado   (¿¡será   posible   que   le   esté coqueteando   a   ese   viejo   verde?!)   No logro   desapretar   mi   impaciente   ceño y,   por   supuesto,   me   da   un   tremendo dolor   de   cabeza,   con   lo   que   la   acidez pasa a indigestión y de ahí a migraña. Ya    son    casi    las    2pm.    Viendo    que definitivamente   no   vas   a   poder   llegar a    tiempo    a    la    cita,    te    da    por    la vehemencia      (falso      sinónimo      de eficiencia).   Dándotelas   de   “chévere”, de   un   solo   swing    agarras   tu   cartera, que    (por    apurada)    dejaste    abierta    y colgando   a   medias   del   respaldo   de   la silla,   por   lo   que   se   te   regó   por   el   piso la   mitad   de   su   contenido.   Te   lanzas   al suelo    (rapidito)    a    recoger    (rapidito) tus   misceláneas   esparcidas,   con   lo   que tumbas     la     silla     y     al     levantarte (rapidito)   te   pegas   la   cabeza   contra   la esquina   del   escritorio.   Gritas   ¡barriga verde!    y   todo   el   mundo   desaprueba. Retornando   (demasiado   rapidito)   a   la posición   de   homus   erectus ,   te   da   una punzada    lumbar    y    quedas    pasmada: ahí dejaste tu L4-5!!! Alguien   te   ayuda   a   enderezarte   y   –sin darle   las   gracias   (por   apurada)   –   pasas por   grosera   (el   fin   justifica   los   medios y   ¡¡¡“tengo   que”   llegarle   a   la   cita!!!!) y        sales        ¡cojeando!        (¡benditos tacones!)     por     el     pasillo.     A     estas alturas,       has       alcanzado       bastante velocidad   y,   potenciada   (por   el   apuro) confirmando      la      segunda      ley      de Newton,    le    entras    de    frente    al    jefe, que   viene   llegando   de   su   almuerzo, preguntando   a   viva   voz   por   tu   salud. Para    evitar    entrar    en    (lo    que    serán “largas”)   explicaciones,   mientras   vas caminando,     resumes     tu     caso     con mímica    y    le    apuntas    a    tu    muñeca izquierda    con    el    índice    de    tu    mano derecha      (mensaje      para-verbal      de convalidación   universal   que   justifica la     irreverencia     de     no     pararte     a conversar      con      quien      sí      quiere hacerlo).       Sintiéndote       plenamente justificada    por    el    noble    fin    de    la puntualidad,   te   logras   escabullir   por   la derecha   y   llegar   al   final   del   pasillo   sin más     tropiezos.     Sueltas     un     sonoro suspiro   de   alivio.   Le   das   y   le   das   al botón    de    llamada    al    ascensor;    se siente    como    si    hubieran    pasado    15 minutos,   aunque   en   realidad   no   han transcurrido   ni   5   segundos   pero,   como la   luz   del   ascensor   sigue   en   el   piso   3, supones    que    debe    estar    dañado    y optas    por    las    escaleras,    las    cuales valientemente    te    animas    a    bajar    de dos    en    dos,    para    mayor        rapidez (dudoso    sinónimo    de    eficacia);    con ello   has   ignorando   los   latidos   de   tu nervio   ciático   y   reincidido   contra   tu dislocación         sacro-lumbar.         Vas entusiasmada   a   millón   y,   al   llegarle   al último   escalón,   cantas   victoria   antes de    tiempo,    caes    mal    sobre    el    pie izquierdo,    se    te    rompe    el    tacón    y terminas       torciéndote       el       tobillo. ¡Ambulancia! ¡Y   apenas   son   las   2   de   la   tarde!!   y todavía faltan las mil y una!: El   marido…   Los   hijos…   La   suegra… La    casa…    ¡El    dentista    (¡era    a    las 2pm)!...   ¡El   profesor   de   Yoga   (¡es   su cumpleaños!)….   ¡El   perro!   el   pato   y la guacharaca… El Conejo: ¡Corre!    ¡Dale    full    chola!    No    dejes que   te   agarre   el   rojo   del   semáforo!   Ni se   te   ocurra      cederle   el   paso   a   ese peatón   (que   tiene   como   100   años!). Mira   que   si   te   quedas   en   el   canal   de los   lentos   ¡no   te   van   a   dejar   cambiar! ¿Viste?:   como   que   están      a   punto   de cerrar,   ¡vuela!   Propárate   por   aquí   y déjame    bajarme    en    esta    esquinita, mientras         tu         vas         buscando estacionamiento….Ah!   y   si   el   fiscal   de tránsito    te    dice    algo,    dile    que    tu mamá ya viene!! Ese    ¡Apúrate,    que    vamos    a    llegar tarde!”    es,   ¡definitivamente!,      la   frase que   más   usamos   en   este   siglo   y   que más   ansiedad,   stress   (¡enfermedades   y accidentes!) causa. ¡El     genio     caricaturista     de     Lewis Carroll ! No    somos    más    que    su    versión    del Conejo    de    Alicia    en    el    País    de    las Maravillas;      y      vivimos      -bajo      la apariencia       de       normalidad-       una demencia   de   Mad   Hatter ,   corriendo , corriendo,      ¡corriendo!      contra      un precioso    reloj    y    un    estricto    horario que    nos    hemos    auto-insertado    cual apéndice    vital    “indispensable”    en    el bolsillo    de    la    intolerancia.    Vivimos locos-enfermos     en     un     mundo     de tantas             otras             inverosímiles ¡maravillas!:   maravillas   que   estamos dejando de contemplar ¡por apurados! Mi    propuesta    es:    ¡cortemos    el    ciclo del   apuro!   Tomemos   el   tigre   por   la cola;    al    toro    por    los    cuernos:    ¡al conejo   por   su   reloj!   Dicho   en   otras palabras:    más    que    ponerle,    al    “mal tiempo”   buena   cara,   arranquemos   de raíz   la   sensación    de   tiempo-apuro   y empecemos    a    vivir    el    tiempo    de    la buena   p:   La   Paix    de   placidez    (¡y   sin acidez!) ¡Quitémosle la P a la prisa!   La   Premisa   de   Iturriza   y   ¡da   risa!   su elocuencia hace      trizas      –por      remisa–      toda contraposición. Y   es   que   sin   la   p   en   la    p risa   se   hace ¡irrisorio! tu apuro, llegas sanito y ¡seguro! ¡y se aprueba la moción!     jazmin@iturrima.com
Volver al Indice Volver al Indice