Feliz Día del Padre    Un   Acróstico   inspirado   en   mi   sabio   y   refranero   progenitor:   tenor   de   verdades   apodícticas, en   gratitud   por   tan   didácticas   interpretaciones   del   “Errar   es   Humano”    y   su   proverbial fórmula   reparadora-absolvente   del   oportuno   rectificar   que   me   acompaña   a   diario   (y   como muestra: ¡la luna!). Preámbulo obligatorio: Cuando   empecé   a   escribir   este   acróstico,   la   introductoria   estrofa   de   “FELIZ”   se   basó   en   la expectativa   de   que   si   hubiera   de   haber   luna   llena   para   el   paternal   domingo   de   Junio, lograría   rimarla   en   consonancia   perfecta.   De   haber   sido   el   caso,   los   versos   del   original FELIZ habrían quedado así:   F elizmente no hay excusa en la E feméride de Junio para no L oar al padre y ensalzarlo en gratitud. Pues me I nspiran áureas musas de su argénteo plenilunio, que acompañan en Z afiros al astro en su plenitud.   Pero…. No   fue   sino   cuando   le   llegó   el   turno   a   la   D   de   “DÍA”   que   (responsablemente)   me   tome   el trabajo   de   chequear   si,   en   efecto,   era   posible   que   tan   irreflexiva   musa   hubiera   dado   en   el clavo   de   los   azares,   atinando   a   priori    (¡así   no   más!)   en   ilusas   cronologías   de   plenilunios   por el solo hecho de yo haber deseado rimar luna con junio. No   tardé   mucho   en   comprobar   que   me   había   equivocado.   ¡¡¡Cáspita!!!   ¡Vaya   contratiempo poético!   Chequeando   el   calendario   lunar,   la   última   luna   llena   ocurrió   el   pasado   2   de   Junio   y la   próxima   se   espera   para   el   venidero   2   de   Julio   lo   cual   es   impertinente   al   caso,   pero   bien útil   de   saber   para   cuando   le   toque   el   turno   al   compadre   Tulio.   Mientras   tanto,   ante   la   total imposibilidad   de   que   ¡todos!   nos   mudemos   de   hemisferio   o,   mejor   aún:   ¡de   planeta!,   solo me   cabe   desahogar   mi   lunática   frustración   (breve   pero   efectivamente)   con   el   coloquial “¡¡¡Caramba!!!” de los infortunios (¡jajá!: y logré rimar con Junio). ¡Rayos   y   Centellas!    y   todo   otro   impetuoso   castizo   sinónimo   de   ¡Caracoles!    o   ¡Recórcholis!   indefectiblemente   emanan   de   remotas   memorias   auditivas   y   salen   al   mundo   del   diálogo adulto   en   las   mismas   jocosas   voces   de   las   caricaturas   televisivas   de   nuestra   infancia.   ¡Por las   barbas   de   Mercurio!   ¡¿Quién   hubiera   dicho   que   tales   interjecciones   terminarían   siendo –   en   rimas   de   madurez   –impulso   sine   qua   non    para   serenos   remiendos   terapéuticos   de   mis criollísimas “metidas de pata”?! Ahora   sí,   llena   de   introspección,   habiendo   recuperado   mi   lírica   cordura,   procedo   ipso   facto   con    lo    que    los    técnicos    llaman    el    Plan    B.    Sonará    fácil,    pero    estamos    a    la    víspera    y literalmente se me viene encima la fecha del Domingo 21 de Junio de 2015. Plan B En criollo y compensador remiendo ¡hasta logré rimas leoninas”! ¡Feliz Día del Padre, al Capitán Centella!   F e de erratas es mi excusa en la E feméride de Junio.      Donde hay L una ausente: ¡hay musa! que me salva del error;      y una I nterjección profusa ha suplido el plenilunio,      Dando en ¡Cáspita! y ¡ Z ambomba !  un subterfugio de mi humor.   D ije humor? ¡¡¡Temperamento!!!: Es ingenio de talante      lo que I ndiscutiblemente da carácter a Apellido      Y en A lcurnia hay lo “boyante” y      no lo digo por pedante      sino por sacarme ¡a flote! en “pa ´lantes” sostenidos.   D icen los que saben de eso      –y al Latín no hay quien discuta–:      que el ser Pater  da a Familiae :      el Per Annum   en Pro Bono ; y se E nsalza en aderezo:      Pues laureado ¡y con batuta!,      lo enaltece la homonimia      de Señor, Amo y Patrono. L amentablemente asienta      que su fuerte no es  paciencia,      aunque compensó esa cuenta      practicando hacerse el sordo…      y (teátrico) lamenta      La Ignorancia y ¡la Insolencia!      en letricas de una imprenta con que ¡creen! arrearlo a bordo.   ¡¡¡Ay… P apá!!! Si bien creímos      repetidas tus consejas:      fueron máximas –¡¡¡geniales!!! –      del Errar y el Corregir:      Punti- A gudas moralejas      con las que he llegado a vieja,      remendando en la medida      que hubo un hueco por zurcir. D eclamando presumida,      me la paso profesando…      Autoproclamada barda,      hurté chispa de tu haber;      y en R escate de episodios      voy, por folios, descargando      los plumazos de la Fuente      de mi ávido absorber. E feméride ¡compleja!:      “DÍA DEL PADRE” ¡cuán osada!      Me he inspirado en lo inefable      y ¡casi!   así pudiera ser…      Si no fuera por la clave      jeroglífica impregnada      de ese Gris*  que hace de ciego      que –queriendo–: ¡pueda ver!     GRIS   Gris, tú vistes de color a los colores y de éstos tomas ¡tu excelso colorido!   Gris es la nube que oculta los azules y al áureo brillo opone el bello plata. Gris que con neutral figura enfrenta con el albo esplendor del arco iris al atezado, pudoroso, velo de la noche...   Gris es también el alma del poeta que entre blancos y negros se debate y entre negros y blancos ¡se deleita!   Gris, eres gris, del espíritu materia.   Luis Enrique Iturriza Arocha Valencia, 28 de Abril de 1.987 10 p.m.   jazmin@iturrima.com
Volver al Indice Volver al Indice
Feliz Día del Padre  Un Acróstico inspirado en mi sabio y refranero progenitor: tenor de verdades apodícticas, en gratitud por tan didácticas interpretaciones del “Errar es Humano” y su proverbial fórmula reparadora- absolvente del oportuno rectificar que me acompaña a diario (y como muestra: ¡la luna!). Preámbulo obligatorio: Cuando empecé a escribir este acróstico, la introductoria estrofa de “FELIZ” se basó en la expectativa de que si hubiera de haber luna llena para el paternal domingo de Junio, lograría rimarla en consonancia perfecta. De haber sido el caso, los versos del original FELIZ habrían quedado así:   Felizmente no hay excusa en la Efeméride de Junio para no Loar al padre y ensalzarlo en gratitud. Pues me Inspiran áureas musas de su argénteo plenilunio, que acompañan en Zafiros al astro en su plenitud.   Pero…. No fue sino cuando le llegó el turno a la D de “DÍA” que (responsablemente) me tome el trabajo de chequear si, en efecto, era posible que tan irreflexiva musa hubiera dado en el clavo de los azares, atinando a priori (¡así no más!) en ilusas cronologías de plenilunios por el solo hecho de yo haber deseado rimar luna con junio. No tardé mucho en comprobar que me había equivocado. ¡¡¡Cáspita!!! ¡Vaya contratiempo poético! Chequeando el calendario lunar, la última luna llena ocurrió el pasado 2 de Junio y la próxima se espera para el venidero 2 de Julio lo cual es impertinente al caso, pero bien útil de saber para cuando le toque el turno al compadre Tulio. Mientras tanto, ante la total imposibilidad de que ¡todos! nos mudemos de hemisferio o, mejor aún: ¡de planeta!, solo me cabe desahogar mi lunática frustración (breve pero efectivamente) con el coloquial “¡¡¡Caramba!!!” de los infortunios (¡jajá!: y logré rimar con Junio). ¡Rayos y Centellas! y todo otro impetuoso castizo sinónimo de ¡Caracoles! o ¡Recórcholis! indefectiblemente emanan de remotas memorias auditivas y salen al mundo del diálogo adulto en las mismas jocosas voces de las caricaturas televisivas de nuestra infancia. ¡Por las barbas de Mercurio! ¡¿Quién hubiera dicho que tales interjecciones terminarían siendo – en rimas de madurez –impulso sine qua non  para serenos remiendos terapéuticos de mis criollísimas “metidas de pata”?! Ahora sí, llena de introspección, habiendo recuperado mi lírica cordura, procedo ipso facto con lo que los técnicos llaman el Plan B. Sonará fácil, pero estamos a la víspera y literalmente se me viene encima la fecha del Domingo 21 de Junio de 2015. Plan B En criollo y compensador remiendo ¡hasta logré rimas leoninas”! ¡Feliz Día del Padre, al Capitán Centella!   Fe de erratas es mi excusa en la Efeméride de Junio.      Donde hay Luna ausente: ¡hay musa! que me      salva del error; y una Interjección profusa ha suplido el      plenilunio, Dando en ¡Cáspita! y ¡Zambomba! un subterfugio de mi      humor.   Dije humor? ¡¡¡Temperamento!!!: Es      ingenio de talante lo que Indiscutiblemente da carácter a       Apellido Y en Alcurnia hay lo “boyante” y       no lo digo por pedante sino por       sacarme ¡a flote! en “pa ´lantes”       sostenidos.   Dicen los que saben de eso      –y al Latín no hay quien discuta–:      que el ser Pater da a Familiae:      el Per Annum en Pro Bono; y se Ensalza en aderezo:      Pues laureado ¡y con batuta!,      lo enaltece la homonimia      de Señor, Amo y Patrono. Lamentablemente asienta      que su fuerte no es paciencia,      aunque compensó esa cuenta      practicando hacerse el sordo…      y (teátrico) lamenta      La Ignorancia y ¡la Insolencia!      en letricas de una imprenta con que      ¡creen! arrearlo a bordo.   ¡¡¡Ay… Papá!!! Si bien creímos      repetidas tus consejas:      fueron máximas –¡¡¡geniales!!! –      del Errar y el Corregir:      Punti- Agudas moralejas      con las que he llegado a vieja,      remendando en la medida      que hubo un hueco por zurcir. Declamando presumida,      me la paso profesando…      Autoproclamada barda,      hurté chispa de tu haber;      y en Rescate de episodios      voy, por folios, descargando      los plumazos de la Fuente      de mi ávido absorber. Efeméride ¡compleja!:      “DÍA DEL PADRE” ¡cuán osada!      Me he inspirado en lo inefable      y ¡casi! así pudiera ser…      Si no fuera por la clave      jeroglífica impregnada      de ese Gris* que hace de ciego      que –queriendo–: ¡pueda ver!     GRIS   Gris, tú vistes de color a los colores y de éstos tomas ¡tu excelso colorido!   Gris es la nube que oculta los azules y al áureo brillo opone el bello plata. Gris que con neutral figura enfrenta con el albo esplendor del arco iris al atezado, pudoroso, velo de la noche...   Gris es también el alma del poeta que entre blancos y negros se debate y entre negros y blancos ¡se deleita!   Gris, eres gris, del espíritu materia.   Luis Enrique Iturriza Arocha Valencia, 28 de Abril de 1.987 10 p.m.   jazmin@iturrima.com
Volver al Indice Volver al Indice