JOSE RAMÓN: un Acróstico ¡Pa´dilla! Desde algún lugar de La Mancha de Yukón-nombre no quiero acordarme…   Preámbulo obligatorio: La UCAB Alguna   vez,   de   soslayo,   dejé   entrever   que   –por   quijotescas   razones–   logré   culminar   mis estudios    de    Derecho    (Abogacía)    en    la    Universidad    Católica    Andrés    Bello:    nuestra caraqueña   UCAB.   Eso   fue   en   1984,   “proeza”   lograda   tras   un   lustro   de   retraso   académico debido    a    extracurriculares    desvíos    y    demás    tangenciales    aprendizajes,    incluyendo    la Filosofía. Se   le   llama   “La   UCAB”:   y   engloba   tiempos   de   incuantificable   valor   personal   y   emocional. Sigue   siendo   el   más   nostálgico   compendio   de   simbólicos   futuribles;   y   es,   en   semántica   de cronologías   de   los   ochenta,    el   positivo   recuento   de   una   (justificadamente)   ilusa   juventud venezolana,   felizmente   soberana   de   las   mil   y   una   promesas   y   expectativas,   ¡hoy   injusta, injustificable  e irreversiblemente truncadas! La    UCAB:    sinónimo    de    compañerismo    de    veinteañeros,    activa    y    vehementemente      encaminados en la ruta hacia… Camelot. Ya   han   pasado   treinta   y   un   años   desde   el   día   de   aquél   alquiler   de   toga   y   birrete.   Diploma en   mano   y   con   una   mezcla   de   exaltación,   incredulidad   y   alivio,   salimos   del   auditorio: laureados,   engreídos   y   embriagados   de   aplausos   y   exacerbados   por   ellos,   nos   sentíamos cual “Quijotes” recién armados para la segunda parte de la aventura. Hoy,   tres   décadas   más   tarde,   con   mucho   romanticismo   revivo   la   escena   del   casual   y cariñoso   “chao/te   quiero/¡llámame!”   de   trillada   costumbre   de   un   lustro   de   hasta-luegos vociferados al final de cada una de esas jornadas UCABistas que dimos por sentadas. Sin   darme   cuenta,   al   desvestirme   de   esa   toga,   ese   día   me   estaba   despidiendo   para   siempre de   mis   entrañables   amigos,   de   toda   una   era   y   de   todo   un   segmento   de   El   Camino   de Machado. En   fin…   Estoy   por   llegar   a   mi   sexta   década   de   vida   y   “a   plumazo   limpio”   pretendo plasmar   –   en   anilinas   de   mi   vocación   –,      el   itinerario   emocional   de   mis   andanzas   vitales, cuyo    colorido    me    confronta    hoy    con    deudas    de    gratitud    hacia    a    ese    puñado    de maravillosos    amigos    UCABistas    que    dejé    atrás    en    los    ochenta ,    pese    a    que    me acompañaron,   me   toleraron   y   la   más   de   las   veces   ¡me   arriaron!   con   la   muy   tangible   mano de   su   amor,      por   la   inverosímil   ruta   que   me   trajo   hasta   donde   hoy   estoy:   que   no   es   ni   lejos, ni alto, ni importante… ni siquiera “tan buenote así que uno diga”... Partiendo   de   La   Mancha   se   pasa   por   pequeños   episodios   de   inverosimilitud   hasta   llegar   a la   más   grande   de   ellas,   que   le   han   dado   el   romántico   nombre   de   “Justicia”.      ¡Mi   tema preferido! Mi ídolo, Platón, lo define como “la salud del alma”. Hoy,   por   Justicia,   me   viene   en   mente   mi   amigo   José   Ramón.   Dulcemente   inteligente, altruistamente    pragmático,    asertivamente    pacifista,    de    agudeza    humorística    y    silente complicidad.   Me   lo   encontré   por   el   camino   hacia   Camelot,   en   la   esquina   de   la   encrucijada de la UCAB, que está en uno de esos lugares en la vía que sale de La Mancha. ¡Y   muy   querido   que   es:   ese    José   Ramón!   Sus   amigos   le   regalaron   motes   de   la   dulzura   que él   mismo   inspirara,   en   multiplicidad   hipocorística.   Así,   Sarra,   Món,   Serramón,   Jóse   (con acento   en   la   ó)   resume,   refleja,   contrasta   y   exacerba   las   almas   gemelas   (trilliza   versión UCABista)   de   Any,   Dina,   y   Tita,   a   quienes   me   referiré   en   detalle   y   por   separado   en   cuanto a   Rocinante    le   vuelva   a   venir   en   gana   acompañarme   en   mi   errante   itinerario   de   narrado cabalgar.   ROOTES: a.k.a. El pleito entre el ¿cómo se escribe?  y el ¿cómo se pronuncia? En   la   prehistórica   época   de   mi   rimado   episodio   de   hoy,   esto   es:   ¡ años   luz!    antes   de   que   la ciencia-ficción   hubiera   siquiera   concebido   la   remota   posibilidad   de   sospechar   de   cosas como   el   ordenador   (o   lo   que   yo   llamo   jocosamente   la   “inter-twitter" ),   en   nuestro   ir   y   venir de    la    UCAB,    solíamos    padecer    múltiples    episodios    de    interrupción    de    nuestras programación   musical   radial,   con   un   jingle    (bien   pegajosito   por   cierto),   publicitando   los famosos     Talleres     Rootes,      concesionario     de     maravillosos     automóviles     de     marca norteamericana.   Como   los   venezolanos   en   esa   época   éramos   –no   solo   ingenuos   y   muy torpes   bilingües   sino   adeptos   al   remache–,   había   que   dejar   bien-bien   aclarado   ¡y   muy   reiteradamente!   que   –aunque   la   cosa   se   pronunciaba   “Rúts”–      en   realidad   se   escribía   Ro- ótes   (y   había   que   exagerar   el   acento   en   la   segunda   de   sus   o).   Indefectiblemente,   eso   ha dado material ilimitado para chistes.   El Metafórico Yukón El Yukón, es nuestra clave secreta de veinteañeros UCABistas. En   realidad   es   el   helado   e   inhóspito   territorio   de   la   remota   tundra   de   Alaska.   Níveo escenario   de   una   serie   de   televisión   filmada   en   los   años   ´60,   que   pasaban   ¡en   blanco   y negro!     como     programación     “re-enlatada”     a     la     medianoche     de     nuestros´80.     Eran (comparativamente)   tontas   aventuras   protagonizadas   por   un   magníficamente   uniformado   y bigotudo   sargento   Preston   de   la   policía   montada   de   Canadá,   que   ilustraba   en   cada   entrega la   más   ejemplar   conducta      de   heroísmo,   tenacidad   y   dedicación   solo   comparable   con   la inteligencia,   obediencia   y   fidelidad   de   su   mascota   canina,   un   Huskie   de   cuyo   nombre… (la  verdad es que no me acuerdo, ¡tendría que consultar con la wiki-inter-twitter!). En   poética   retrospectiva,   El   Yukón   (otrora   chiste   entre   veinteañeros)   hoy   viene   a   cerrar   mi historia   en   analogía   con   el   propio   Camelot.   Lugar   de   la   Justicia   efectiva.   A   ambos   se   le llega   ¡solo   en   sueños!   y   en   los   tiempos   del   divinamente   efímero   tesoro   cual   es   la   juventud de   Rubén   Darío,   partiendo   desde   Cervantes   y   su   indefinido   lugar   de   La   Mancha,   de   cuyo nombre no quiere acordarse Ahora sí: Para ti, JOSE RAMÓN: un Acróstico ¡Pa´dilla! Desde algún lugar de La Mancha de Yukón-nombre no quiero acordarme…   J otash, Jóshe, hay ¡¡por bojotesh!!      (se oye un eco a Don Quixote)      mas con Xuan Ramón Ximénez      vuelve el chiste del “Ro-¡ótes” O lé (en jota) es “Picadillo”      que el jotero Joseíllo      canta ¡jondo! y “al ajillo”      (con tío Pepe  y pepinillos) S i sonara zalamera      ¡la jota es sarramon -era!      pues, si aragonesa fuera,      daría en Zaragoza dera   E nfoquémonos en jotas      puejjj no creajjj que me he olvidado      que te tuvo preocupado      la foto del Heinz-jampliado.   R omántica la entretela,      da: ¡Ramón-melancolía!      Pues, si invocas a Orihuela      ¡es que entrañas poesía!. Y A ñorándola hice injerto      de distancia y tic-tacqueos      y lloré con el concierto      visceral que dio el punteo… M ientras vuelvo al escenario      ¡secuestraron mi UCAB es !      ¿Y al rescate? el legendario      “Francesito” de voz suave . ¿Quien O lvida esa agudeza      recubierta de ternura?      si hizo amar en forma expresa      a interlocutor de altura.      Y al final… N o es Yukonés el congelar de veinteañeros…      ¡Al revés!: es madurez que nos derrite con “te quiero”   Y   al final, final-final…. U n repasar, un ponderar: K ilos de kilometrajes, toneladas del andar. Al llegar y ver la O bra, devolvemos lo aprendido y al contar nuestra aventura, liberamos lo      aprehendido. Tanto así que en… N uestros sueños dimos alas al camino      Y el destino en espejismo esfumó nuestros molinos. jazmin@iturrima.com
Volver al Indice Volver al Indice
JOSE RAMÓN: un Acróstico ¡Pa´dilla! Desde    algún    lugar    de    La    Mancha    de Yukón-nombre no quiero acordarme…   Preámbulo obligatorio: La UCAB Alguna   vez,   de   soslayo,   dejé   entrever   que –por   quijotescas   razones–   logré   culminar mis   estudios   de   Derecho   (Abogacía)   en   la Universidad      Católica      Andrés      Bello: nuestra    caraqueña    UCAB.    Eso    fue    en 1984,   “proeza”   lograda   tras   un   lustro   de retraso           académico           debido           a extracurriculares       desvíos       y       demás tangenciales    aprendizajes,    incluyendo    la Filosofía. Se    le    llama    “La    UCAB”:    y    engloba tiempos   de   incuantificable   valor   personal y     emocional.     Sigue     siendo     el     más nostálgico      compendio      de      simbólicos futuribles;      y      es,      en      semántica      de cronologías    de    los    ochenta,     el    positivo recuento    de    una    (justificadamente)    ilusa juventud   venezolana,   felizmente   soberana de   las   mil   y   una   promesas   y   expectativas, ¡hoy          injusta,          injustificable           e irreversiblemente truncadas! La   UCAB:   sinónimo   de   compañerismo   de veinteañeros,    activa    y    vehementemente      encaminados en la ruta hacia… Camelot. Ya   han   pasado   treinta   y   un   años   desde   el día    de    aquél    alquiler    de    toga    y    birrete. Diploma   en   mano   y   con   una   mezcla   de exaltación,   incredulidad   y   alivio,   salimos del     auditorio:     laureados,     engreídos     y embriagados    de    aplausos    y    exacerbados por   ellos,   nos   sentíamos   cual   “Quijotes” recién   armados   para   la   segunda   parte   de   la aventura. Hoy,   tres   décadas   más   tarde,   con   mucho romanticismo   revivo   la   escena   del   casual y   cariñoso   “chao/te   quiero/¡llámame!”   de trillada   costumbre   de   un   lustro   de   hasta- luegos   vociferados   al   final   de   cada   una   de esas   jornadas   UCABistas   que   dimos   por sentadas. Sin   darme   cuenta,   al   desvestirme   de   esa toga,   ese   día   me   estaba   despidiendo   para siempre    de    mis    entrañables    amigos,    de toda   una   era   y   de   todo   un   segmento   de   El Camino de Machado. En    fin…    Estoy    por    llegar    a    mi    sexta década    de    vida    y    “a    plumazo    limpio” pretendo    plasmar    –    en    anilinas    de    mi vocación    –,        el    itinerario    emocional    de mis    andanzas    vitales,    cuyo    colorido    me confronta    hoy    con    deudas    de    gratitud hacia     a     ese     puñado     de     maravillosos amigos   UCABistas   que   dejé   atrás   en   los ochenta ,   pese   a   que   me   acompañaron,   me toleraron    y    la    más    de    las    veces    ¡me arriaron!   con   la   muy   tangible   mano   de   su amor,      por   la   inverosímil   ruta   que   me   trajo hasta   donde   hoy   estoy:   que   no   es   ni   lejos, ni   alto,   ni   importante…   ni   siquiera   “tan buenote así que uno diga”... Partiendo    de    La    Mancha    se    pasa    por pequeños     episodios     de     inverosimilitud hasta   llegar   a   la   más   grande   de   ellas,   que le    han    dado    el    romántico    nombre    de “Justicia”.      ¡Mi   tema   preferido!   Mi   ídolo, Platón,    lo    define    como    “la    salud    del alma”. Hoy,   por   Justicia,   me   viene   en   mente   mi amigo        José        Ramón.        Dulcemente inteligente,      altruistamente      pragmático, asertivamente      pacifista,      de      agudeza humorística   y   silente   complicidad.   Me   lo encontré   por   el   camino   hacia   Camelot,   en la   esquina   de   la   encrucijada   de   la   UCAB, que   está   en   uno   de   esos   lugares   en   la   vía que sale de La Mancha. ¡Y   muy   querido   que   es:   ese    José   Ramón! Sus    amigos    le    regalaron    motes    de    la dulzura     que     él     mismo     inspirara,     en multiplicidad     hipocorística.     Así,     Sarra, Món,   Serramón,   Jóse   (con   acento   en   la   ó) resume,   refleja,   contrasta   y   exacerba   las almas   gemelas   (trilliza   versión   UCABista) de    Any,    Dina,    y    Tita,    a    quienes    me referiré    en    detalle    y    por    separado    en cuanto   a   Rocinante    le   vuelva   a   venir   en gana      acompañarme      en      mi      errante itinerario de narrado cabalgar.   ROOTES:     a.k.a.     El     pleito     entre     el ¿cómo    se    escribe?        y    el    ¿cómo    se pronuncia? En    la    prehistórica    época    de    mi    rimado episodio   de   hoy,   esto   es:   ¡ años   luz!    antes de   que   la   ciencia-ficción   hubiera   siquiera concebido      la      remota      posibilidad      de sospechar   de   cosas   como   el   ordenador   (o lo    que    yo    llamo    jocosamente    la    “inter- twitter" ),    en    nuestro    ir    y    venir    de    la UCAB,      solíamos      padecer      múltiples episodios     de     interrupción     de     nuestras programación     musical     radial,     con     un jingle       (bien      pegajosito      por      cierto), publicitando   los   famosos   Talleres   Rootes,   concesionario            de            maravillosos automóviles     de     marca     norteamericana. Como     los     venezolanos     en     esa     época éramos   –no   solo   ingenuos   y   muy   torpes bilingües   sino   adeptos   al   remache–,   había que     dejar     bien-bien     aclarado     ¡y     muy   reiteradamente!    que    –aunque    la    cosa    se pronunciaba     “Rúts”–          en     realidad     se escribía   Ro-ótes   (y   había   que   exagerar   el acento      en      la      segunda      de      sus      o). Indefectiblemente,    eso    ha    dado    material ilimitado para chistes.   El Metafórico Yukón El    Yukón,    es    nuestra    clave    secreta    de veinteañeros UCABistas. En    realidad    es    el    helado    e    inhóspito territorio   de   la   remota   tundra   de   Alaska. Níveo   escenario   de   una   serie   de   televisión filmada   en   los   años   ´60,   que   pasaban   ¡en blanco   y   negro!   como   programación   “re- enlatada”   a   la   medianoche   de   nuestros´80. Eran   (comparativamente)   tontas   aventuras protagonizadas    por    un    magníficamente uniformado   y   bigotudo   sargento   Preston de    la    policía    montada    de    Canadá,    que ilustraba   en   cada   entrega   la   más   ejemplar conducta          de     heroísmo,     tenacidad     y dedicación      solo      comparable      con      la inteligencia,   obediencia   y   fidelidad   de   su mascota     canina,     un     Huskie     de     cuyo nombre…    (la        verdad    es    que    no    me acuerdo,    ¡tendría    que    consultar    con    la wiki-inter-twitter!). En   poética   retrospectiva,   El   Yukón   (otrora chiste    entre    veinteañeros)    hoy    viene    a cerrar    mi    historia    en    analogía    con    el propio    Camelot.    Lugar    de    la    Justicia efectiva.    A    ambos    se    le    llega    ¡solo    en sueños!   y   en   los   tiempos   del   divinamente efímero    tesoro    cual    es    la    juventud    de Rubén   Darío,   partiendo   desde   Cervantes   y su    indefinido    lugar    de    La    Mancha,    de cuyo nombre no quiere acordarse Ahora sí: Para ti, JOSE RAMÓN: un Acróstico ¡Pa´dilla! Desde    algún    lugar    de    La    Mancha    de Yukón-nombre no quiero acordarme…   J otash, Jóshe, hay ¡¡por bojotesh!!      (se oye un eco a Don Quixote)      mas con Xuan Ramón Ximénez      vuelve el chiste del “Ro-¡ótes” O lé (en jota) es “Picadillo”      que el jotero Joseíllo      canta ¡jondo! y “al ajillo”      (con tío Pepe  y pepinillos) S i sonara zalamera      ¡la jota es sarramon -era!      pues, si aragonesa fuera,      daría en Zaragoza dera   E nfoquémonos en jotas      puejjj no creajjj que me he olvidado      que te tuvo preocupado      la foto del Heinz-jampliado.   R omántica la entretela,      da: ¡Ramón-melancolía!      Pues, si invocas a Orihuela      ¡es que entrañas poesía!. Y A ñorándola hice injerto      de distancia y tic-tacqueos      y lloré con el concierto      visceral que dio el punteo… M ientras vuelvo al escenario      ¡secuestraron mi UCAB es !      ¿Y al rescate? el legendario      “Francesito” de voz suave . ¿Quien O lvida esa agudeza      recubierta de ternura?      si hizo amar en forma expresa      a interlocutor de altura.      Y al final… N o es Yukonés el congelar de      veinteañeros…     ¡Al revés!: es madurez que nos derrite      con “te quiero”   Y   al final, final-final…. U n repasar, un ponderar: K ilos de kilometrajes, toneladas del      andar. Al llegar y ver la O bra, devolvemos lo aprendido y al      contar nuestra aventura, liberamos lo      aprehendido. Tanto así que en… N uestros sueños dimos alas al camino      Y el destino en espejismo esfumó      nuestros molinos. jazmin@iturrima.com 
Volver al Indice Volver al Indice